Apple Apple Watch iPad iPhone

Sobreviviendo en medio de la tormenta: Apple, Trump y la guerra comercial

Escrito por: Illimani Patiño

El 2018 ha traído consigo una de las tensiones económicas más importantes del siglo. La guerra comercial entre Estados Unidos y China ha puesto a tambalear no sólo a sus propios mercados, sino también a la propia estabilidad del mercado global que aún no se recupera de la crisis financiera del 2008. Los más afectados, hasta ahora, han sido los mercados emergentes quienes son más vulnerables a la incertidumbre de los inversores quienes temen otra recesión de proporciones todavía mayores a las de hace una década.

Donald Trump, quien basó su campaña presidencial en una defensa acérrima de la economía norteamericana, inició la disputa en enero imponiendo aranceles del 30% a los paneles solares (China es el mayor productor de este), continuando con la imposición de aranceles del 25% en 34 billones de dólares en productos chinos, a lo cual china respondería con aranceles similares a productos norteamericanos. Desde entonces todo sería una serie de ataques y contraataques arancelarios, que llegaría a su tope con la imposición de aranceles del 10% a 200 billones en productos chinos, tarifas que aumentarán a 25% desde 2019.

El objetivo de todo esto, según Trump, es incentivar a las empresas para que vuelvan a llevar la manufactura de sus productos al país norteamericano, después de que la mayoría de grandes empresas migraron su producción hacia el país asiático en los años 90. Trump considera esto un factor clave para reactivar la economía y garantizar empleo para los casi 7 millones de parados que hay en el país.

La tecnología es tal vez es el sector más importante en la disputa no solo por su valor económico, sino también por la importancia estratégica de producir lo más avanzado del sector dentro de sus propias fronteras. Apple no ha sido la excepción, la compañía más grande del mundo por su valor en el mercado, manufactura casi la totalidad de sus productos en China y Taiwán.

Desde los anuncios de nuevas tarifas, Apple hizo un gran esfuerzo para dar a entender al gobierno norteamericano que estos aranceles, antes que beneficiar la economía norteamericana, afectarían al consumidor quien tendría que, finalmente, asumir los costos de las nuevas tarifas a la tecnología, que afectarían a Apple Watch, Mac y Air Pods, productos que han significado el 37% del aumento en las ventas en el último año. A esto Trump respondió: “Los costos de los productos de Apple pueden aumentar (…) pero hay una solución con cero impuestos. Hagan sus productos en Estados Unidos y no en China, empiecen a construir nuevas plantas de nuevo.”

Aunque algunos productos como el Iphone serían finalmente excluidos de la lista de productos a los cuales se les aplicarían aranceles, el gran problema ahora será que las compañías asiáticas que suplen los componentes electrónicos de sus productos, si serán afectadas. Aliadas de Apple como Sunny Optical Technology y AAC Technologies Holdings ya han perdido un 2% de su valor en la bolsa de Shanghai y algunos inversores tienen miedo en seguir invirtiendo en Apple por la incertidumbre frente al futuro de la guerra comercial.

El principal problema ahora, más que los aranceles directamente (el lobby de la compañía ya logró que se sacaran de la lista de productos con arancel a los Air Pods) será la presión del gobierno de Trump para enfocar sus ventas en el mercado norteamericano. En 2017, Apple vendió más de 9.5 billones de dólares en China, un incremento del 20% comparado con el año anterior. Poco a poco el mercado asiático se vuelve más importante para  Apple, desplazando al mercado de Estados Unidos. ¿Logrará la empresa de la manzana contentar tanto al gobierno chino como norteamericano?

 

Acerca del autor

Illimani Patiño

Deja un comentario

¿Quieres aprender más

SOBRE APPLE?

¡Es gratis!

REGÍSTRATE HOY

¡GENIAL!

¡Bienvenido!

Revisa ahora mismo tu correo electrónico

Te hemos enviado un mensaje para

confirmar que esté correcto.